Categorías
Uncategorized

Bicentenario y Serpientes Emplumadas 13 por Alberto Aveleyra

BICENTENARIO Y SERPIENTES EMPLUMADAS 13 por Alberto Aveleyra

Los Trece Señores del Tiempo.

 

Trece son los Señores del Tiempo, ellos son los trece nahuales, también son los trece niveles del cielo. Trece son los numerales del calendario sagrado que al combinarse  con los veinte días hacen el periodo de doscientos sesenta. El Trece marca el paso del tiempo en una sucesión de fuerzas que se combinan y danzan entre sí.

Es el Trece-Carrizo del calendario náhuatl, fecha del nacimiento del Quinto Sol, fecha inscrita en el anillo externo de la Piedra del Sol o Calendario Azteca. Trece – Carrizo que conmemora el nacimiento del sol y la luna en Teotihuacan.

Dicen que Quetzalcoatl, Serpiente Emplumada, atravesó los cielos y en el treceavo nivel encontró a Ometeotl, el Gran Espíritu, Dios Unitario… y es que por todos lados se habla de la “religión politeísta” de los antiguos mexicanos pero eso es una simplificación en exceso.

Ometeotl es Uno pero en la etimología de su nombre ya encontramos el principio de la multiplicidad: ome-teotl = dos-dios. Este Dios Uno se desdobla en el Señor-Dos y la Señora-Dos que a su vez tuvieron cuatro hijos, los Cuatro Espejos Humeantes, y de estos se desprenden los innumerables dioses del panteón mesoamericano.

Ni monoteísta ni politeísta. Fisión y fusión de dioses dice Alfredo López Austin, el Dios Uno se fisiona en múltiples manifestaciones sagradas y estas a su vez se fusionan en el Dios Uno, se fusionan en el ombligo del mundo, singularidad del espacio-tiempo por donde fluyen las energías de los trece niveles del cielo y los nueve inframundos.

Categorías
Uncategorized

Solsticio de Invierno, el retorno de la luz…

Este domingo 19 de diciembre la reserva natural/jardín botánico Charco del Ingenio, en San Miguel de Allende, México organizó el 2do festival del Solsticio de Verano y ahi presenté la Conferencia La concepción del Sol y del hombre en el México Antiguo. Se trata de una conferencia de una hora donde platico sobre varios temas claves de la antigua cosmovisión indígena esta es la primera de cuatro partes. Que lo disfruten y, como siempre, espero sus comentarios.

Categorías
Uncategorized

BICENTENARIO Y SERPIENTES EMPLUMADAS 10 por Alberto Aveleyra

Los Muertos

El altar del Día de Muertos nos vuelve conscientes sobre la finitud de la vida corporal, pero también nos conecta con la larga cadena de vida que trasciende los cuerpos, cadena de la que nosotros tan sólo somos un eslabón.

Rendir culto a los muertos nos conecta con el pasado, pero también con el porvenir, pues tendríamos que mostrarles a nuestros hijos la razón de poner las fotos de los abuelos muertos junto con sus comidas y bebidas favoritas.

Rendir culto a los antepasados nos hace conscientes de la herencia que portamos y recibimos de ellos, pone énfasis en la dimensión intangible del universo o, mejor, nos permite tender puentes entre lo tangible y lo intangible de nuestro ser.

Somos seres multisensoriales, nos comunicamos por varios canales simultáneos, pero la inercia del stress posmoderno quiere engañarnos e insiste en hacernos seres unidimensionales, dialogar con la muerte es un ejercicio que va a contracorriente.

Tener conciencia de nuestros muertos nos hace hombres, sólo nosotros entre los seres vivos nos vinculamos con la muerte de forma consciente, sólo nosotros prolongamos nuestros vínculos más allá de la extinción de los signos vitales.

Las múltiples ofrendas funerarias que yacen en tierras mexicanas nos develan la dimensión simbólica de nuestra tierra. Las ofrendas a los muertos nos revelan el interior de la imaginación y de los corazones de aquellos que nos anteceden.

Aquí en México la muerte es vida y la calaca tilica y flaca nos distingue entre las naciones, ella es uno de los personajes principales de nuestro devenir y de nuestro ser, la Catrina de Posadas es expresión del arquetipo inmemorial que ronda nuestros callejones por las noches. Nuestro vínculo con los muertos dice todo de nuestro vínculo con los vivos. Nosotros, a diferencia de muchos otros pueblos de hoy, no negamos la muerte… ¿por qué? Porque negarla sería negar el proceso vital que nos hace ser quien somos.

Categorías
Uncategorized

BICENTENARIO Y SERPIENTES EMPLUMADAS 7

Mexico, equis de los destinos.

México, equis de los destinos, ombligo cósmico, árbol de la vida, nopal de corazones ardientes, casa de las águilas y los jaguares, espacio de la fusión entre el hombre y el maíz, tierra de terremotos y volcanes.

México abismo, México barranca, México aguacate, México chingón, México rebozo, México sombrero, México bailador, México José Alfredo, México lindo y querido, entraña de los dioses de los cerros y las aguas, agua serpiente, agua Tlaloc, agua de jade y de sangre, agua quemada…

Y retiembla en sus centros la tierra, doscientos años de la guerra florida, larga lucha iniciada en tierras chichimecas: grito doloroso, marcha, caminata, peregrinación. Un dragón cabalgando allende el porvenir. Revolución bendecida por el poderoso arcángel, sacrificio ritual, muerte que da vida, espejo donde aparece la virgen morena.

Gran águila solar del ombligo de la luna, piedra corazón, nopal con espinas de luz, gran círculo de lagos, es la casa del volcán y la volcana: primera pareja de mexicanos. Conspiración, susurro, silencio ensordecer, cohetes y luces de bengala, cuatro cabezas colgadas…

Angel de la Independencia, victoria alada, antiguos padres de la patria, hidalgos caballeros, sacerdotes guerreros que dieron aliento a los primordiales sentimientos de la ancestral nación.

En el Congreso de Anáhuac el Siervo de la Nación les dirige un mensaje a los antiguos reyes indígenas: es el portavoz de aquellos que luchan por recuperar la soberanía usurpada.

Doscientos años después el presente se funde como la plata… ¿independencia?, ¿soberanía?, ¿libertad?, ¿a dónde hemos llegado? Desasosiego, corrupción, estupidez… ¿una nueva revolución?

POR ALBERTO AVELEYRA

Categorías
Uncategorized

BICENTENARIO Y SERPIENTES EMPLUMADAS 6

Quetzalcoatl y el origen del hombre.

Cuando todo estaba cubierto por la oscuridad, Quetzalcoatl, la Serpiente Emplumada, inició la travesía al Mictlan, tierra de los muertos, en busca de los huesos de la Humanidad anterior. Atravesó los nueve niveles del inframundo hasta encontrarse en lo profundo con Mictlantecuhtli, Señor de la Muerte. Este le entregó los huesos y aunque le puso varias trampas, Quetzalcoatl logro salir con vida y triunfante de su viaje por la Tierra de los Muertos.

Cuenta la historia que Quetzalcoatl dió los huesos a su mujer, Cihuacoatl y esta los molió en un lebrillo, acto seguido, Serpiente Emplumada se punzó el pene y ofreció su sangre sobre los huesos: así dio nacimiento a la nueva humanidad, a la humanidad de la Quinta Era cósmica, a la humanidad del Sol del Movimiento.

En este mito la Serpiente Emplumada se sumerge en la Tierra y al hacerlo ésta se convierte en tumba. El héroe inicia la travesía que lo llevará a enfrentar al Señor de la Muerte, para después del encuentro con él, emerger renacido de las entrañas de la Tierra.

La Tierra es así tumba y matriz al mismo tiempo, vida y muerte simultáneamente. Se trata de una idea fundamental en el pensamiento filosófico de los antiguos mexicanos, idea que podemos ver plasmada en múltiples obras de arte: vida y muerte son las dos necesarias mitades de la existencia. La vida se muestra en el espejo de la muerte, la muerte es el principio vital por excelencia. Otro de los orígenes de México, el ombligo de la luna.

Categorías
Uncategorized

BICENTENARIO Y SERPIENTES EMPLUMADAS 5 por Alberto Aveleyra

Oaxaca, tierra de artistas y gobernantes.

Desde tiempos inmemoriales hasta el día de hoy, Oaxaca se ha distinguido por ser tierra de artistas y gobernantes. Es una tierra donde el arte enraizó en los cuerpos de zapotecos, mixtecos, mixes y huaves.

Las cuevas de Yagúl y Mitla acaban de ser declaradas Patrimonio Mundial de la Humanidad por albergar los testimonios más importantes del inicio de la civilización en América. Se han encontrado las evidencias más antiguas de plantas domesticadas: semillas de calabaza de diez mil años de antigüedad.

El centro ceremonial de Monte Albán es uno de los más antiguos del país y data del 500 a.c. De esta misma época y de ese mismo lugar provienen dos de los ejemplos más antiguos de fechas calendáricas inscritas en piedra de todo el México Antiguo.

Monte Albán fue una importante capital que al parecer realizó alianzas y continuos intercambios con Teotihuacan, al final de su época zapoteca fue ocupada como cementerio por los reyes mixtecos.

Tierra de gobernantes poderosos, desde aquellos que decidieron construir Monte Albán y Mitla, pasando por el gran soberano mixteca Ocho Venado Garra de Jaguar, hasta llegar al México del XIX con Benito Juárez y Porfirio Díaz, la política mexicana es imposible de comprenderse y analizarse sin los oaxaqueños.

De los escultores de piedra verde ofrendadas en las tumbas prehispánicas hasta artistas contemporáneos de la talla de Rufino Tamayo y Francisco Toledo, Oaxaca se distingue por su originalidad y su capacidad para influenciar tradiciones culturales que trascienden por mucho los famosos valles centrales de Oaxaca, tierra de moles y chapulines, otro de los orígenes de México.

alberto.aveleyra@gmail.com

Categorías
Uncategorized

BICENTENARIO Y SERPIENTES EMPLUMADAS 4

Huehueteotl, el abuelito Fuego.

Cuando, hace miles de años, el ser humano tuvo control sobre el fuego por primera vez su existencia se transformó para siempre. Con el fuego, el hombre tuvo la fuerza para conjurar los poderes de la noche que por milenios lo habían dominado y acechado constantemente. Con el fuego, el ser humano se hizo más humano, haciéndose consciente de que el fuego externo reflejaba el fuego interior, el fuego del espíritu.

Huehueteotl es el nombre del Dios del Fuego, del venerable Abuelito Fuego. Este nombre en lengua náhuatl quiere decir literalmente “La Vieja energía sagrada”,  ancestro primordial de todas las otras manifestaciones de lo sagrado.

El Abuelito Fuego es otro de los orígenes de México y desde el 600 a.c. hasta la llegada de los españoles, se le representó en como un hombre viejo y jorobado sentado con las piernas cruzadas y sobre su cabeza o espalda un recipiente para el fueguito.

Hasta el día de hoy la ceremonia del Fuego sigue siendo fundamental para los indígenas de la antigua Mesoamérica, para los quiché de Guatemala o los huicholes, el fuego es esa energía primordial que purifica y transforma, es espejo que permite al hombre el auto-conocimiento. En el famoso Mito de Teotihuacán el fuego sagrado es el principio del Tiempo, los hombres dioses se ofrendan a él y resurgen transformados en el Sol y la Luna, resurgen transformados en los astros que marcan el ritmo vital del Universo.

alberto.aveleyra@gmail.com

Categorías
Uncategorized

Bicentenario y Serpientes Emplumadas 3

Los olmecas y el jaguar

Jaguar, espíritu de la selva, corazón de la montaña, alma de los montes. Eres tú el padre primordial de aquel pueblo misterioso que amaneció hace más de tres mil años en la región del hule, en la región de los Tuxtlas, frente a las costas del Golfo de México.

Jaguar, eres el ancestro primordial del pueblo olmeca, la primera civilización del México Antiguo. Jaguar, eres espejo de obsidiana donde la serpiente emplumada se vio reflejada.

***

Los olmecas,  hombres-jaguar son el origen de la tradición mesoamericana y si bien sus principales centros ceremoniales y ciudades se encuentran en el sur de Veracruz y parte de Tabasco (San Lorenzo, La Venta, Tres Zapotes) su influencia es evidente en todo el territorio mesoamericano.

Maestros escultores de piedra, los olmecas son los primeros en México que trabajan el verde jade, y se les conoce por las fascinantes cabezas colosales:  retratos de gobernantes, chamanes o jugadores de pelota. Consumieron el chocolate de manera ritual y tuvieron una relación fundamental con las cuevas, manantiales y montañas.

A pesar de que algunos los conocen como la “cultura madre” de Mesoamérica no sabemos ni siquiera quienes eran a ciencia cierta, no sabemos qué lengua hablaban (podría ser mixe o zoque) ni tampoco porque declinó su civilización allá por el 500 a.c. Sin embargo son el impulso inicial de las civilizaciones del México Antiguo.

Nos quedan sus impactantes obras de arte, que comunican esa visión del mundo, esa relación con el cosmos que perdura hasta hoy en los chamanes, graniceros y tiemperos que invocan a las nubes en las cuevas de cerros y volcanes. Otro de los orígenes de México, el ombligo de la Luna.

alberto.aveleyra@gmail.com

Categorías
Uncategorized

BICENTENARIO Y SERPIENTES EMPLUMADAS 2

México y las diosas femeninas.

México, tierra antigua, es uno de los seis lugares en el planeta donde el ser humano desarrolló eso que llamamos civilización por primera vez. China, India, Egipto, Mesopotamia, los Andes son las otras regiones donde surgió la civilización.

Aquí existieron las primeras aldeas hace cuatro mil quinientos años, fue un momento en que la manera de ser humanos se transformó radicalmente con base en la siembra del sagrado maíz, el frijol, la calabaza y el amaranto.

Fueron las mujeres quienes desarrollaron los saberes en torno a las semillas y fueron ellas quienes se arraigaron primero a la tierra. Son ellas también quienes se sincronizan con los ritmos del cosmos de manera más evidente, el ciclo de la luna es el ciclo mensual de la mujer. El cuerpo femenino y sus ciclos fueron para el hombre uno de las grandes misterios de la existencia.

El cuerpo de la mujer como el de la Tierra, es dador de vida y también de muerte, en las curvas de sus contornos se cifran los ciclos vitales, de sus entrañas emerge el nuevo ser. Montaña-cueva-tumba-matriz, el cuerpo de la mujer fue lo primero que las manos de los artesanos que habitaron nuestras tierras hace cuatro mil trescientos años decidieron crear.

La figurilla de barro más antigua de México es la imagen de una mujer, ella es la madre de las futuras diosas: Coatlicoe, Tlazolteotl, Xochiquetzal, la Virgen de Guadalupe.

Categorías
Uncategorized

BICENTENARIO Y SERPIENTES EMPLUMADAS 1

 

Serpientes emplumadas han surcado el firmamento mexicano desde tiempos inmemoriales, ellas representan lo mejor de las antiguas culturas de estas tierras, simbolizan el movimiento vital, la sabiduría más profunda del ser humano y son también expresión del poder creador del cosmos.

Hoy, año 2010, año del Bicentenario, considero indispensable acercarnos a ese poder creativo de la serpiente emplumada, es momento de preguntarnos sobre nuestro ser, es hora de preguntarnos sobre nuestro presente y para hacer esto es necesario vernos reflejados tanto en el espejo del porvenir como en el del pasado.

La visión del mundo de nuestras sociedades actuales, dominada por el marketing, no nos permite ver el presente con la profundidad necesaria como para darnos cuenta de la oportunidad que tenemos hoy en el Bicentenario.

México tiene varios posibles orígenes, uno fue hace doscientos años, pero otro, más fundamental ocurrió hace siete mil años cuando el ser humano que habitaba nuestras tierras domesticó el maíz, y es que en verdad, como dicen los mayas, somos los hombres y las mujeres de maíz.  Qué sería de México sin la tortilla, las enchiladas y los chilaquiles… comprender México hoy pasa por saber que ocurre con el sagrado Maíz que, en el tiempo mítico, fue regalado a los hombres por la Serpiente Emplumada.

En los siguientes números exploraremos esos otros orígenes, historias, mitos y leyendas que hacen de México el mítico ombligo de la Luna.